Los errores más comunes en un networking

Asistir a un networking en principio es algo sencillo que sólo necesita un poco de nuestro tiempo laborable, pero si...

Los errores más comunes en un networking

Asistir a un networking en principio es algo sencillo que sólo necesita un poco de nuestro tiempo laborable, pero si quieres que sea realmente efectivo tenemos que tener otros factores en cuenta y evitar los errores más comunes que inconscientemente cometemos y nos alejan de nuestro objetivo.

 

  • Olvidar las tarjetas de visita y el cuaderno. Este entra dentro de los fallos imperdonables sin importar la excusa que tengas. No se puede ir a un networking sin tarjetas de visita, es la herramienta principal de un buen networker, es tu presentación, por lo que te van a recordar al llegar a casa y lo que van a usar si en algún momento se quieren poner en contacto contigo. Claro que no es la única herramienta que tenemos los networkers para funcionar, también es muy útil llevar algunas hojas o un cuaderno para apuntar detalles interesantes sobre la gente que vas conociendo, esto te ayudará a recordar a cada una de las personas que has conocido y lo que hacen.
  • Evitar pedir algo a cambio: Cuándo estamos en un networking no es conveniente intentar intercambiar favores. El fin del networking es crear una cartera de contactos en los que los integrantes tengan intereses comunes o combinables para poder trabajar juntos y que ambos salgan ganando, pero este interés debe ser verdadero al igual que la sinergia que surja debe debe ser real y no prefabricada que a lo único que te llevará es a perder una posible relación de negocios real con la otra persona.
  • Debes salir de tu circulo de confort. Obviamente donde uno se siente más cómodo tanto en el ámbito social como en el empresarial es donde están aquellos que conoce o dentro de su sector habitual, pero lo más eficaz a la hora de hacer networking es salir a inspeccionar. Hay que tocar otros sectores y hablar y escuchar a gente que no conoces, nunca sabes donde puedes conocer a alguien interesante con el que puedan surgir buenas colaboraciones o proyectos e incluso aprender de temas que no conocías y que igualmente te pueden venir bien en el futuro.
  • Ser muy agresivo. El momento más delicado en un networking es el primer contacto. No es bueno entrar muy fuerte, avasallando a la otra persona para contarle lo que haces e intentar convencerle de que tu proyecto es el mejor sin dejar que te cuenten que es lo que hacen ellos. Esto no sería hacer networking, si no que sería intentar hacer una mala venta, pues hasta para hacer una venta tienes que conocer las necesidades del otro. Así sólo conseguirás que pierdan el interés por ti y tu proyecto, pues a nadie le gusta que le atosiguen y no le escuchen. Intenta crear una conversación natural en la que ambas partes puedan explicar su actividad y así buscar una colaboración conjunta e incluso puede que escuchando identifiques una necesidad que tu puedes cubrir con alguno de tus servicios.
  • Olvidarte de hacer seguimiento. Es muy frecuente que al terminar el networking los asistentes crean que el trabajo ha terminado pero esta afirmación no puede estar más lejos de la realidad. No puedes esperar que sean los demás los que se pongan en contacto contigo y menos aún si has conocido a alguien interesante. Si quieres algo tienes que ir a por ello y no esperar a que te llueva del cielo, ¿No crees? Lo más recomendable en este caso es hacer un seguimiento posterior al networking, una llamada o un mail para demostrar que tienes interés real y así crear una relación a largo plazo, las sinergias, colaboraciones y recomendaciones vendrán después, no te impacientes.

 

Esperamos que con estos consejos vuestros networkings comiencen a dar mejores resultados. En este caso la clave no es cambiar la estrategia si no mejorarla.

Leave a reply