Escribir nos hace crecer

Portada

Está demostrado que expresar emociones y sentimientos ayuda a que los gestionemos, pero, en ocasiones, no podemos hacerlo de forma verbal si no tenemos ninguna persona cercana o de confianza.

No importa, lo que podemos hacer es expresarlas de forma escrita.

De ahí surge la escritura expresiva que consiste en plasmar en una hoja todo lo que se nos pase por la cabeza, sin juzgarlo.

En esta forma de escribir, no importan las faltas de ortografía, simplemente dejar que todo fluya y liberarte de ese malestar que tienes dentro.

Relájate y disfruta

En mi casa hay un lugar donde me siento especialmente tranquilo. Cada noche me acomodo y me entrego a escribir.

Lo hago obviando lo que la voz de mi juez interno me dirige, y que siempre es la misma: ¡no estás preparado! Escribo lo que en el momento salga.

Registrar sin filtros y de forma automática. Fluir y dejarse. Lo que emana del interior es una voz diferente a la que normalmente utilizamos.

Una voz que nos aporta una manera peculiar de relacionarnos con nosotros mismos, y que una vez identificada ejerce magnetismo.

Es verdad que requiere algo de práctica, y también que la hoja en blanco impone respeto, que nos paraliza, pero es en ese preciso instante que podemos decidir continuar.

Ejercitarnos en anular las expectativas de lo que tenemos que contar, y la forma de hacerlo sin pretender parecernos a F. Scott Fitzgerald. Esa voz requiere que le des tu confianza.

Solo, contigo

Olvida la necesidad de tener que quedar bien, olvida las faltas de ortografía, olvida las construcciones de las frases, simplemente escribe… escribe sin más.

Obedeciendo a esa consigna zen que pronostica; cuando comes, comes. Cuando duermes, duermes, por tanto: cuando escribes, escribes.

La escritura expresiva, tiene poco que ver con pensar lo que vas a escribir. Escribir no es pensar, ni siquiera pensar en lo que vas a escribir. Escribir es escribir. Es verdad, como dije antes, que se necesita cierta preparación, o práctica, pero si estás dispuesto a escuchar esa voz, y registrarla, lo conseguirás.

Escribir es encontrarse con uno mismo, Es una forma de organizar las ideas, los proyectos, el camino. Es una decisión que nos empodera, algo que solo puedes hacer tu. Es una decisión que puede cambiar tu día, tu actitud ante la vida, ante los proyectos, ante las personas.

Nos muestra un termómetro que nos permite saber y tomar conciencia de nuestros actos y lo más importante, una forma de abrir nuevos caminos mentales, y nuevas salidas y resolución de conflictos. Representa tomar distancia con el mundo, rectificar el sentido de los problemas y potenciar las virtudes.

Mirar por la ventana y observar el ritmo de lo que se mueve, los sonidos, el perrillo que juega, la señora cargada con las bolsas de la compra, las muchachas mirando escaparates, todo ello forma parte de nuestra historia y la que nos contamos a nosotros mismos.

Todo nos coloca en un punto del universo, desde donde observamos y percibimos nuestra realidad. Un único y mágico punto desde el cual solamente nosotros somos capaces de contar lo que vemos. Por eso tu mirada es tan genuina y exclusiva.

Antonio Beas

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>